miércoles, 25 de febrero de 2015

Reseña de: La Gente del Margen



Título original: The Folk of the Fringe
Autor: Orson Scott Card
Género: Ficción, Pos-apocalíptico 

Sinopsis: En la tercera guerra mundial solo se usaron seis misiles. Bastaron para matar a millones de personas y acabar con todo vestigio de civilización. Para un puñado de hombres, la lucha cotidiana consiste en sobrevivir frente a la amenaza del hambre y, ante todo, de los propios seres humanos, que han vuelto a la barbarie. Las historias que conforman La gente del margen narran la apasionante e intensa odisea de hombres y mujeres que deben reconstruir un mundo perdido, con sus problemas y dificultades.
Orson Scott Card, uno de los grandes nombres de la ciencia ficción, aborda un tema clásico dotándolo de una nueva dimensión emocional.



Pues con este libro me reconcilié con Card, creo que se debe a que agoté mi coraje leyendo la presentación del libro. No había leído ni 10 páginas y ya lo tenía debajo de una carpeta e inaugurando mi top 10 de peores lecturas del 2015. Ahora voy a tener que arrepentirme y borrarlo de la lista, qué vergüenza. Todo porque en la introducción decía que estaba repleto de propaganda mormona, y debo decir que mi molestia hacia ellos es enteramente personal.
Así que si yo, llena de mi predisposición a odiarlo, pude disfrutar de este libro, ¿por qué no van a hacerlo ustedes?

Para terminar con buen pie comenzaré con las cosas malas.  Como ya mencioné antes, hay mucha propaganda religiosa. Este libro es una serie de cuentos en los que Card se figura el mundo después de una catástrofe social y la manera en que poco a poco la humanidad regresa a la civilización. 
Lo malo aquí es que, en mi opinión, la barbarie en la que se sumió la humanidad no fue tal cosa. Sí menciona que se mataban en la carretera por robarse cosas y que no había mucha caridad en el mundo, pero a mí no me parece que eso sea suficiente para decir que la humanidad cayó en un hoyo de maldad. Los mormones deben pensar que toda la gente es buena.

Pero dejando de lado el tema religioso, fue ligeramente pesado leer los cuentos juntos. Creo que separados son muy buenos, pero juntos cansan. Varían, sí, pero también puede decirse que le dan vueltas al mismo tema. Como en 5 de 5 de los cuentos hay una persona que está confundida y se siente desarraigada, entonces se reconcilia con el mundo conviviendo con alguna comunidad mormona.
En ese sentido hay una repetición en los personajes, y yo creo que una de las cosas buenas de Card es su construcción de personajes. 
Puede ser que son cuentos, que aunque están relacionados son independientes, pero parece que siempre tienen los mismos cuatro protagonistas, viviendo cinco veces la misma historia, pero en formas diferentes. Y eso no es muy bueno tenerlo en el mismo libro.

Y lo bueno. A pesar de que todo el libro trató de cómo los mormones fueron los que llevaron de vuelta el progreso y la seguridad a EUA, de algún modo se sintió como un relato honesto. Si bien en los cuentos todos eran caritativos y piadosos y todas esas cosas que las religiones quieren que seas, también eran cerrados de miras, desconfiados, discriminaban a los que no son mormones, rencorosos, etc. En fin, pintó un poco ambos lados de la moneda y por eso olvidé el coraje que le tenía a Card por ser tan cabeza dura.

En las notas de autor menciona que no podía recuperarse de las novelas, a pesar de que él solía escribir muchos cuentos (estamos hablando de que debió escribir esas notas como en el 89), y aquí vemos cinco cuentos muy bien escritos. Tenían el desarrollo que debían tener, Card es fiel a su interpretación del mundo y la moralidad, escribe sobre personajes bien construidos. Y por bien construidos me refiero a que parecen tener una historia personal y los maneja de acuerdo a ella. Aunque repitiera un poco el guión.

En fin, esta es una colección de cuentos que escribió un mormón sobre cómo y por qué piensa que los mormones son buenos. Así que es natural el desarrollo que toma. Tiene personajes capaces de generar empatía, y muestra una dinámica social que se lee fluida, sin forzar mucho la historia para encajar en la línea general del libro.

Piadoso, sí. Pero fue mucho mejor de lo que esperaba. Me alegro de haber vencido el desagrado que le sentía.



lunes, 23 de febrero de 2015

Reseña de: (Los secretos del inmortal Nicolas Flamel VI) – La encantadora


Título original: The Enchantress
Autor: Michael Scott
Género: Fantasía, Juvenil, Mitología, Ficción, Aventura

Sinopsis: San Francisco
A Nicolas y Perenelle Flamel sólo les queda un día de vida y tienen una tarea que completar: defender San Francisco. Los monstruos recluidos en la isla de Alcatraz han sido liberados y si nadie los detiene destruirán todo y a todos los que se encuentren a su paso.

Danu Talis

Sophie y Josh Newman han viajado diez mil años al pasado, a Danu Talis siguiendo al doctor John Dee y a Virginia Dare. Y en esa isla legendaria es donde comenzará y acabará la batalla por el mundo, pero nadie está completamente seguro de por qué o por quién luchan los gemelos. ¿Lo harán juntos o bien se separarán: uno para salvar el mundo y el otro para destruirlo?
Sumérgete en la esperada conclusión de la serie Los secretos del inmortal Nicolas Flamel.




Y heme aquí de nuevo, sin palabras para describir un libro. Comenzaré dando un pequeño rodeo y hablaré un poco de la serie en general. La idea no es la más original que pueda existir y si bien no es la serie más coherente del mundo está muy bien hecha. 
No sé cómo organizó Michael Scott sus ideas, pero si no fue todo responsabilidad suya, es que tiene unos grandiosos editores. Es en cosas así cuando uno los aprecia.

No es que sea incoherente, sólo es que para mí no tiene mucho sentido que todas las deidades tengan sus nombres ¿originales? en los idiomas de las culturas que los crearon. Osea, ni modo que se inventara quién sabe cuántos nombres en algún idioma raro, pero se lee rarito Coatlicue junto con Isis. En ese sentido lo perdono y mi disgusto más grande queda en nada.

La otra cosa que no me gustó: su composición de personajes. No voy a decir que fuera mala, todos son excitantes y valerosos, como deben serlo en una historia de este género…pero se parecen mucho. No son iguales, sabe darles sus rasgos y los mantiene a lo largo de la serie, pero tampoco es que trabajara con una gran gama de personalidades. Aun así no se siente que se lea al mismo personaje en forma de muchos nombres.

Pasando un poco a este libro en particular, se conservan mis comentarios anteriores, obviamente.
Una cosa que me gusta mucho de Scott es la continuidad de sus novelas. Debo haber leído el libro anterior hace más de un año, no me molesté ni en ver el último capítulo para refrescar mi memoria y aun así llevé la trama como si lo hubiera leído la semana pasada. Y tampoco se hace cansado estar leyendo los recordatorios, porque los libros anteriores de la saga los leí corridos y las transiciones entre ellos fueron muy cómodas.

De la historia en general puedo decir que atrapa, Scott tiene un manejo muy natural de la mitología. Me imagino que es porque la mayoría -prácticamente todos- sus personajes provienen de relatos mitológicos que tiene esta especie de truncamiento en su caracterización. En fin, yo no estoy ni cerca de conocer toda la mitología del mundo, pero Scott me hizo creer que escogió al mito preciso que necesitaba para cada papel.

Y fue uno de mis finales de saga favoritos. Normalmente las sagas que te engancharon en los primeros libros te dejan con ansias devoradoras de que el autor viole su historia y empiece a contar absolutamente todo lo humanamente posible de leer. O te dejan tan mal sabor de boca que desearías no haber seguido leyendo. Este es una excepción muy rara. Tuvo una especie de desenlace múltiple, y a pesar de que no puede decirse que acabó y no quedó nada que contar, tampoco es como que dejara el final inconcluso. Fue un final muy extraño, no puedo explicar por qué me dejó tan satisfecha.


Por último, nunca lo había comentado antes, pero las portadas de esta serie son muy buenas. Tienen esas cositas que te hablan de la historia, y tú te das cuenta hasta que es muy tarde para sentirte víctima de un spoiler injustificado. Así deberían ser todas las portadas.



jueves, 19 de febrero de 2015

Reseña de: El Golem


Título original: Der Golem
Autor: Gustav Meyrink
Ilustrado por Santiago Valenzuela
Género: Ficción, Gótico, Misterio, Mitología

Sinopsis: El Golem recoge una antigua leyenda relacionada con el gran rabí Loew de Praga (1512-1609) y con imágenes vigorosas evoca los misterios del gueto de Praga. El Golem es una figura de arcilla animada por obra de la cábala, para defender a los judíos, pero que se escapa fácilmente del control y provoca catástrofes.

Lo que podría ser sólo una extravagancia gratuita, sin más interés que el de un relato bien contado, adquiere significado simbólico: el Golem personifica a los autómatas humanos, que crean la sociedad moderna. Lo mismo que el Golem, el hombre moderno realiza la parte a él asignada contra su propia voluntad y con un rigor atroz. A este pesimismo fundamental, la novela añade un continuo misterio, una atmósfera de errores trágicos en los que juegan enigmáticos cabalistas, una metafísica expedita pero dramática ("la boca de cada hombre se convierte en la boca de Dios si creéis que sea la boca de Dios").

Esta habilidad para crear una visión turbulenta y grandiosa tiene su mejor realización en El Golem. Meyrink se inspiró en las descripciones de la gran ciudad de Charles Dickens, a quien había traducido, para recrear la atmósfera urbana de Praga.

Ha sido objeto de múltiples estudios que exceden la literatura: filosofía, religión, ocultismo, alquimia, magia, cábala.

El mismo año de su publicación fue adaptada al cine por el expresionista Paul Wegener. Desde su publicación, no ha habido una generación de lectores que no se haya visto cautivada por esta enigmática obra. Entre 1915 y 1920 se vendieron más de 150.000 ejemplares, encabezando Meyrink la lista de autores más vendidos entre 1915 y 1940, contribuyendo al éxito de la novela la edición de bolsillo destinada a los soldados del frente.





Me gustó y no estoy segura de entender por qué.

No voy a decir que sea un mal libro, ni de cerca, sólo no es la clase de lectura que me emociona. Tampoco voy a decir que brincara de la emoción cuando tenía tiempo de leerlo, pero es la clase de libros que te deja un buen sabor de boca.

No sé por dónde empezar, así que será lo obvio y comenzaré por el principio. Cuando abrí el libro lo primero que hice fue ver las ilustraciones, y pensé que eran muy raras y muy tenebrosas, perturbadoras. Después de pasearlo un par de días me animé a leerlo. 
Y el inicio fue algo retador. Sentía que leía cantadito en mi mente, pues es un libro al estilo de antes- naturalmente-, y por lo tanto no tiene la simpleza de los libros más actuales. Es descriptivo, se toma su tiempo para escribir una cosa muy simple, necesaria para la novela, pero simple al fin. Así que paré un poco y me preparé mentalmente para leer algo a lo que no estoy acostumbrada.

Mi temor fue vano, Meyrink me atrapó después de unas pocas páginas.

No sé qué fue. No me sentí conectada con ninguno de los personajes, ni me pareció que alguno de ellos fuera especialmente profundo. De hecho en el fondo-un fondo no tan profundo como debería- todos parecen iguales. Tienen, por decirlo de algún modo, el mismo molde.

En general la trama fue algo oscura, o tal vez estaría mejor dicho melancólica. Quizá me pareció así por influencia de las ilustraciones, que como dije antes son…dramáticas.
En fin, no siento que sea un libro para hablar de la historia, o para ahondar mucho en sus partes.

Sencillamente, es un clásico. Y lo es por una razón. Tratar de describirlo es como intentar explicar por qué te gusta el chocolate. Puedes hablar sin parar, con suerte con sentido, pero no se puede. O al menos yo no puedo.



Es difícil puntuar un libro así, y aunque siento que merece cinco huellitas, le daré cuatro porque creo que no es una recomendación infalible.


lunes, 9 de febrero de 2015

Reseña de: (Saga Vorkosigan 6) – El juego de los Vor


Título original: The Vor Game
Autor: Lois McMaster Bujold
Género: Ciencia Ficción, Fantasía, Space Opera, Aventura

Sinopsis: El primer destino militar de Miles Vorkosigan finaliza, como no podía ser menos, con su arresto. Pero el más inteligente protagonista de la moderna space opera logrará, pese a todo, la libertad para trabajar precisamente al servicio de la mismísima Seguridad Imperial de Barrayar. Miles deberá reunirse de nuevo con los mercenarios Dendarii para rescatar al joven emperador del peligro que representa Cavilo, una bella e intrigante mujer (también de escasa estatura como Miles), la única persona que puede hacer sombra al genio estratégico y militar de Miles.


La inteligencia de la autora y de su personaje, las reacciones de éste y la amenidad de la narración justifican el gran éxito de esta novela, que obtuvo el premio Hugo en 1991.



Quiero comenzar diciendo que no he leído ninguno de los otros libros de la saga, osea que tengo motivos para pensar Lois McMaster Bujold escribe sus libros para ser algo independientes. Hubo cosas que no sabía, pero durante la lectura Bujold nos proporciona los datos necesarios para seguir la trama de la novela.

Y pasando a mí parte favorita (a veces lo que menos me gusta) de los libros: sus personajes. Debo estar de suerte este año, no he leído un libro en el que el autor escriba mal a sus personajes. Es estimulante la forma en que Bujold escribe, porque si bien esta novela es sobre Miles, vemos mucho de todos los demás que aparecen. No sé si es porque es una saga muy extensa, que trata sobre muchos de ellos, pero no noté que hubiera ningún personaje de relleno. Todos tienen su individualidad, sus antecedentes-supongo que se narran en los libros anteriores- están presentes en sus personalidades.

No sé cómo decirlo con pocas palabras, ¿parecen gente de verdad? ¿Están escritos con mucha empatía? Eso me lleva a pensar que la autora se basó en sus conocidos, o tal vez simplemente es muy buena en lo que hace.

Está Miles, que es la clase de protagonista que te hace querer que le pasen todas las cosas buenas. Es inteligente, audaz, voluntarioso, se supone que es deforme, pero es tan simpático que sólo lo imaginé bajito, aunque creo que es de mi estatura.
Y está Cavilo, una clase de villano que no estoy segura de haber leído antes. Sabe cuáles son sus recursos y no duda en utilizarlos, es orgullosa y egoísta, pero no es muy teatral. Hace lo necesario cuando le dará mejores resultados. Ni siquiera puedo decir que es el villano común, no es mala por serlo, es mala por los efectos secundarios de su ambición. Por decirlo de algún modo.
Está el emperador, sufriendo como no suelen hacerlo los emperadores. No quisiera ahondar mucho, porque es un placer descubrirlos en el trayecto, pero es difícil no hacerlo.
En cualquier caso, por este detalle ha pasado a ser de mis autores favoritos. Estoy esperando con ansias leer apropiadamente la saga. Pero trataré de no cometer el error de caer en los vicios del autor.

Respecto a la narración, como ya mencioné antes, es muy cómoda. Hay recordatorios de eventos pasados en los momentos justos, es muy ligera y está escrito con mucha naturalidad. 
Lo que intento decir es que es ciencia ficción de la buena, tenemos agujeros de gusano y pistolas de rayos, retardos en la información y todas esas cosas que hacen que la fantasía cobre sentido suficiente para brincar al escalón de “¿y habrá alguien trabajando en eso?”. No es que eso suela interesarle a nadie, pero siempre es más emocionante leer algo y sentir que se enlaza con la vida.

Esta es la clase de novela que sueltas en la noche porque se te cayó el libro de las manos. Y está tan bien escrita que no me sentí perdida en ninguna parte de la lectura, a pesar de que es el sexto libro de la saga -en orden de publicación, me parece que en orden cronológico es el quinto-.


Para ponerlo corto: si no lo han leído, deberían hacerlo. No lamentaré ninguno de los minutos que pasé con este libro en las manos.



jueves, 5 de febrero de 2015

Reseña de: (Mundodisco 2) – La Luz Fantástica



Título original: The Light Fantastic
Autor: Terry Pratchett
Género: Ficción, Humor, Fantasía

Sinopsis: Un nuevo día, sereno y apacible, empieza en Mundo Disco. Como es habitual, la gran tortuga navega por el éter entregada a reflexiones inescrutables, sosteniendo en su caparazón a los cuatro elefantes sobre los que descansa el mundo. Sin embargo, se avecina una inexorable colisión con una malévola estrella roja, y sólo una persona puede poner remedio al inminente desastre: Rincewind, el inepto y cobarde hechicero. Por desgracia, Rincewind fue visto por última vez cuando caía por el borde del mundo... Esta serie de novelas está considerada la más divertida y heterodoxa saga fantástica jamás escrita. Como ha señalado la crítica, las novelas de Terry Pratchett deberían ser lectura obligada para aquellos que se toman la vida demasiado en serio.




Creo que no tengo mucho que decir en esta ocasión. De Terry Pratchett he leído este libro y El color de la magia, y como dice a sinopsis, son lecturas para aquellos que se toman la vida demasiado en serio.
Para empezar, son libros cómicos, pero se trata de comedia ligera, por decirlo de algún modo. Hay muchos comentarios graciosos, ingeniosos.

Los personajes tienen todos algo divertido, Terry Pratchett no peca de monótono al respecto, si bien los personajes comparten el humor del libro. Eso debe ser lo que más me gustó, como es un libro sencillo puede leerse cómodamente. Si uno quiere leer en los ratitos libres antes de comer o lo que sea no pasa nada, y hay libros que si se leen muy pausadamente se sienten muy largos, o si se quiere leer en una sentada tampoco pasa nada porque no cansa.

Lo que podría decir que es malo es que no es una novela muy decisiva. Continúa inmediatamente después de El color de la magia y al final no puede decirse que la historia se haya terminado. Me imagino que es porque la serie del Mundodisco es muy extensa, aunque no sé si alguno de los libros continúa con la historia de Rincewind. No deja una sensación de ausencia, pero no deja de ser un final completamente abierto.

En fin, no es necesario estar de un determinado humor para disfrutar La luz fantástica, es una lectura relajante, Terry Pratchett lleva la historia con fluidez, la trama no es muy sorpresiva, pero no me resultó chocante.

Yo lo recomendaría sin pensar, me parece que es la clase de libros que cualquiera puede disfrutar, en cualquier momento - ¿y en cualquier lugar?-.



miércoles, 4 de febrero de 2015

Reseña de: (La Sombra de Ender IV) – La Sombra del Gigante


Título original: Shadow of the Giant
Autor: Orson Scott Card
Género: Ciencia Ficción, Fantasía

Sinopsis: Ender y su equipo de niños precoces, convertidos en brillantes contra los insectores. El enemigo exterior ha quedado destruido, la especie humana se ha salvado y, cuando la amenaza externa ha desaparecido, los viejos problemas provocados por la ambición de poder, la política y la guerra vuelven a convertir a la Tierra en el habitual campo de batalla entre humanos.


Los niños formados en la Escuela de Batalla son ahora los mejores estrategas de la humanidad y, en ausencia en Ender, lideran sus respectivos países en el nuevo conflicto mundial. Se trata de un enfrentamiento planetario que involucra diversas culturas humanas, como la de China y la del islam, bajo la siempre atenta mirada del Hegemón, Peter Wiggin (el genial hermano mayor de Ender) ayudado por el superdotado Bean, el antiguo lugar/teniente de Ender.

Bean, Petra, el Hegemón y, curiosamente, los padres de Ender Wiggin, son algunos de los protagonistas de esta nueva y tal vez definitiva entrega de la saga. Card, la gran revelación en la literatura fantástica de los últimos años, ha obtenido por dos veces consecutivas los premios Hugo y Nébula con la famosa y popular Saga de Ender.




No estoy de mucho humor para seguir con este autor. Pero aquí vamos. Si bien este libro se me hizo mejor que Marionetas de la sombra sigue sin ser de mis lecturas recomendadas. No es que sea malo, pero tampoco es que sea bueno. Trataré de explicarme, y para eso violaré los derechos de autor de Card y les pondré un par de fragmentos que hicieron que tuviera que dejar de leer para respirar y contar hasta 10:


"-Le escribo a Virlomi y le digo que aproveche que Suriyawong sigue enamorado de ella y que no tiene sentido jugar a ser dios en la India cuando podría serlo de verdad casándose y teniendo hijos." 

"Y ella se elevaría por encima de cualquier otra nación. En vez de ser líder de una sola nación, como China, o jefe de una religión brutal y retrógrada, como Alai, ella sería la esposa del iluminado Locke, el Hegemón de la Tierra..." 

"Era una de las grandes líderes militares de todos los tiempos, y además se había casado con Julian Delphiki, el Gigante de la leyenda, y luego con Peter el Hegemón, otra leyenda, y encima había criado a cinco de los hijos que tuvo con Bean y a otros cinco más que tuvo con Peter."


Entiendo que un autor plasme en sus libros sus creencias y en general lo respeto y dejo al aire mis problemas con ellas, pero creo que esta vez leí demasiadas veces al mismo autor y eso me hartó, aunque no es la primera vez que lo hago. Tal vez sólo soy incompatible con Card.

Lo que trato de decir es que para mí resultó intolerable el descuido, si puede llamarse así, con que Card llevó esta serie. Ya en la saga de Ender hubo cosas que para mí fueron incongruentes, entiendo que es su universo y él puede hacerle lo que le dé su gana, pero criticar durante dos libros completos a los musulmanes- que en su opinión son retrógradas- por creer que tienen que extender el islam a como dé lugar siendo una persona igual de cerrada en algunas otras cosas…
No todos son como yo, pero esta mujer no tolera esa clase de hipocresía.

¿Qué más puedo decir? Sigue con la carrera de Peter Wiggin y las vidas de los niños de la Escuela de Batalla. Les da más atención a algunos de ellos y a otros los retira un poco. Sigue con su variación de personajes, creo que trata con mucha diversidad los efectos que pueden causar algunos roles. Con los papás de Peter y con algunos diálogos entre los personajes mete algo así como humor. Y claro que continúa con sus malabares políticos y militares en su enfrentamiento mundial inventado. Da una visión – ¿cómo dijo señor Card? ¿Retrógrada?- de lo que para él es la identidad nacional y religiosa.



Es difícil no dar una mala opinión de un libro que no es malo, pero que va en contra de lo que piensas. así que hasta aquí dejaré la reseña.

Quien lea esto intente tomarlo con más calma que yo y dele una oportunidad a un libro en el que se explican algunas de las cosas que pasan en la saga de Ender. Puede ser interesante, de verdad.