sábado, 12 de diciembre de 2015

Reseña de: Los libros que leímos juntos

Título original: The Reading Promise. My Father and the Books We Shared
Autor: Alice Ozma
Traducción: Eloy Pineda
Libro: Autoconclusivo
Formato: Tapa blanda con solapas
Páginas: 239
Género: No ficción, Autobiografía


Sinopsis: Cuando Alice tenía nueve años, ella y su padre, un excéntrico y apasionado bibliotecario, prometieron leer juntos durante cien noches consecutivas. Cuando alcanzaron su meta y sintieron que ninguno de los dos quería abandonar su rutina de lectura, decidieron que continuarían con lo que llamaron La Promesa durante todo el tiempo que pudiera. Desde L. Frank Baum a Dickens y desde J.K. Rowling a Shakespeare, el padre de Alice le leyó todas las noches hasta que ella se fue a la universidad, ocho años despues.

En esta conmovedora autobiografía, Alice no solo habla de libros, sino que narra su relación con el hombre que la crió a través de simpáticas anécdotas, como su intento de enseñarle a andar en bicicleta o su cruzada en solitario en defensa de la lectura en voz alta en las escuelas. Los libros que leímos juntos entrelaza una serie de episodios, a menudo muy cómicos, que muestran cómo la literatura puede unir nuestras vidas.
En mi experiencia, las intensiones con las que lees un libro acaban siendo decisivas a la hora de decir si te acabó gustando o no; a veces esperas que el autor cumpla algún requisito que te formaste al leer la sinopsis o quizá es algo que siempre te gusta encontrar en el texto. Y leyendo otras opiniones noté que uno de estos "requisitos" era recurrente: las personas querían que Alice Ozma escribiera sobre sus problemas familiares. Entiendo por qué, hay algunos capítulos en los que pasan cosas que, por lo breves, resultan incómodas. Pero no entiendo por qué pasó de ser algo no mencionado a algo que tenía que estar en el libro, no he visto que diga en ninguna parte que Los libros que leímos juntos trata sobre la vida familiar de la autora, en cambio sí dice por todos lados que trata sobre cómo la lectura los unió a su papá y a ella. Y eso es precisamente lo que se encuentra entre sus páginas.
Otra queja que vi mucho es que no recurrió a un ghostwriter -una persona ajena que escribe en tu lugar-, porque no les gusta el "tono" con el que Alice Ozma escribe. Yo tampoco voy a decir que me encantó, es verdad que las conversaciones no se sienten muy naturales y que el hilado de la historia no es perfecto, pero no sé qué más se supone que teníamos que esperar de un libro cuyos capítulos son anécdotas sueltas relacionadas con La Promesa de Alice y su papá.


Llegados a este punto, la verdad es que aún no estoy segura de si me gustó o no. Cada capítulo del libro corresponde a un día de La Promesa y contiene alguna anécdota que la autora consideró importante; el problema es que ya de entrada es algo al azar. No hay ninguna razón para creer que tienen una secuencia lógica o que su razón de ser sea específica, más bien es un conjunto de recuerdos que para ella fueron importantes.
Y volviendo al principio, entre líneas se ve que la autora no tuvo una infancia "normal", así que a veces los acontecimientos de su vida "cotidiana" aparecen mencionados en los que le tocan a La Promesa. Pero esas cosas "mundanas" no tienen cabida en este libro y el hecho de que aparezcan, pero nunca se vuelva a ellas, deja la sensación de que no te están contando todo. En ese sentido entiendo las quejas al respecto, pero tampoco voy a centrarme en ello.

¿Ya mencioné qué es La Promesa? Me acaba de venir a la mente que en la sinopsis no se usa este nombre. Alice y su papá comenzaron a llamarle La Promesa a su promesa -valga la redundancia- de leer juntos cada noche, lo que yo no noté cuando compré el libro es que no se trataba de "leer en su mente", sino que su papá le leía en voz alta por lo menos diez minutos;en eso consistía La Promesa.

Entonces, lo que no me gustó es que a veces la lectura se hacía rara. Lo que sí me gustó es que en realidad Alice Ozma no se esforzó por fingir que su familia era como cualquier otra, no es del todo normal que a alguien le cause repulsión que lo toquen, tampoco es algo de otro mundo -yo soy una de esas personas-, pero me gustó la forma tan natural en que le sale. Es obvio que para ella es normal, toda su vida vivió así, pero a veces cuando creces esas cosas que "sólo pasan en tu casa" son complicadas de decir. 
Y otra cosa que me gustó fue leer sobre un par de personas a las que les gustan los libros, pero que les gustan de verdad.
 
'Más que sostener, tocar, oler y abrazar libros nuevos, la mejor parte es llevarlos a casa y leerlos en tu propia cama, bajo tus cobijas, con tu lámpara junto a ti, hasta que alguien te grita que la apagues y te duermas.'


Fue fácil sentir empatía por ese lado de la historia. Cuando pienso en esas partes mis sentimientos por Los libros que leímos juntos son positivos, por eso no lo critico tanto. 
Osea que al final para mí fue un libro muy bonito. A veces interrumpía mi lectura para contarle alguna cosita a Isaac o volvía a leer el párrafo, porque hay algunos capítulos muy tiernos. También hay algunos que son tristes, como una ocasión en que Alice y su papá se pelearon...pero no vine aquí a soltar spoilers. Así que lo dejaré en que en general a mi se me hizo muy lindo.
Además, el señor de la portada se viste como mi papá. Confieso que fue la razón principal por la que compré el libro.

En resumen, Los libros que leímos juntos es un conjunto de anécdotas en la vida de una lectora, también sobre por qué leerle a un niño no es mala idea. Pero más que nada, para mí fue sobre cómo Alice y su papá vivieron juntos La Promesa.
Y a ustedes,¿se les antoja el libro?
¿Le darían una oportunidad?

Angie

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos tus comentarios son bienvenidos, siempre que sea con respeto.
También les dejo una selección de emojis, nunca se sabe cuándo vas a necesitar una pizza.
❤ ツ ✌ ✔ ✘ ♡ ☮ ★ ☕ ✿ ⚡ ♥ 😄 😭 😀 😁 😂 😃 😅 😆 😈 😉 😋 😍 😎 😏 😐 😒 😓 😔 😘 😜 😠 😢 😤 😥 😦 😨 😪 😬 😭 😱 😲 😴 😷 🙆 🙈 🙉 🙊 ▸ 🎶 ⭐ 🌟 ✨ 🚨 ☝ ✋ ✌ 👎 👍 👌 👏 💔 💕 💖 💘 💢 💤 💥 💪 💩 🎁 💎 🍕 🍩 🍫 🐌 🐶 🐵 🎄 🎃 🎅 🌞 🔥 ❌ ❓ ❔ ❕ ❗ 💯